Co-enseñanza: Un viaje de colaboración y aprendizaje en el Colegio Americano de Guatemala

Por Lucía Mutz, Especialista de aprendizaje 
American School of Guatemala 

En el Colegio Americano de Guatemala, la colaboración lo es todo. No hay duda de que en las instituciones que promueven la co-enseñanza como modelo de instrucción, la experiencia educativa es más completa y variada. Esta ha sido mi experiencia como educadora a lo largo de los 13 años que he trabajado en esta institución. Al promover esta metodología, nuestros alumnos han tenido más oportunidad de recibir apoyos individualizados. Hemos sido un modelo de colaboración para ellos. Ha sido una experiencia gratificante pero también de reto, que requiere mucha paciencia, flexibilidad y compromiso profesional. 

La Co-enseñanza inicia con el desarrollo profesional durante la orientación docente. En esta se nos instruye sobre la definición, los beneficios, las estrategias de implementación, los modelos de aplicación, protocolos de conversaciones, roles y responsabilidades de co-enseñanza. Para complementar este entrenamiento, es vital integrar la mejor disposición para colaborar con el 
maestro que se nos ha asignado. Ya con esta pareja profesional, o varias dependiendo del rol, debemos trabajar durante 10 meses. En este tiempo debemos conocernos, iniciar y mantener una relación positiva. Como es normal, existen días muy buenos, pero también días de conflicto. Es clave construir esa relación profesional impulsados por el propósito de enseñar. Siempre lo he dicho, enseñar es un proyecto de vida, un proyecto que se redefine, que se reconstruye con la intención de mejorar, que nos permite aprender. He aprendido a colaborar con otros profesionales priorizando los siguientes aspectos: 

  1. 1. Resistencia al ego: Sintámonos orgullosos de que la pareja profesional con la que trabajamos tiene experiencias y conocimiento valioso. Recibamos retroalimentación y comparemos nuestra práctica con la de otros maestros con la disposición de aprender algo nuevo. 
  2. 2. Hablar de temas que incomodan con apreciación. Abordemos los desacuerdos y desafíos con el propósito de fortalecer los esfuerzos de educar mejor. Comunicar y escuchar con aprecio demuestra empatía y comprensión, en última instancia conduce a mejores resoluciones y un vínculo profesional más fuerte. 
  3. 3. Relaciones profesionales y personales: Procuremos una relación social, mostremos interés por conocer a nuestro co-maestro. Esto no significa que seremos amigos o que tengamos que forzar una amistad, pero es importante para fortalecer la dinámica de trabajo y crear un ambiente más colaborativo. 

En el Colegio Americano de Guatemala, se observa un fuerte sentido de compromiso con la co-enseñanza, cada año se aprende y se busca la mejora continua. Existe una motivación palpable de que cada acción realizada tendrá un impacto positivo y significativo en la comunidad educativa. ¡Me siento orgullosa de ser parte de este proceso!